.

viernes, 31 de agosto de 2012

ORACIÓN DE PERDÓN AL ANGEL DE LA GUARDA





Angel de la paz,
Angel de la Guarda,
a quien soy encomendado,
mi defensor, mi vigilante centinela;
gracias te doy,
que me libraste de muchos daños del cuerpo y del alma. Gracias te doy,
que estando durmiendo, me velaste,
y despierto, me encaminaste;
al oído, con santas inspiraciones me avisaste.
 
Perdóname, amigo mío,
mensajero del cielo, consejero,
protector y fiel guarda mía;
muro fuerte de mi alma,
defensor y compañero celestial.
 
En mis desobediencias,
vilezas y descortesías,       
ayúdame y guárdame siempre de noche y de día.       
 
Amén.


 

ORACIÓN DE PROTECCIÓN AL ÁNGEL DEL SEÑOR


 
 
 
 
ANGEL DEL SEÑOR:

Protégenos de los hombres enfermos de avaricia,

Y de maldad que buscan esclavizar a los justos.

Libranos de los deseos del demonio del exterminio

Libranos de las pérdidas y de la destrucción

Libranos de la infelicidad de la guerra

Ayúdanos a percibir el amor que hay en el Universo

y hacernos eco de él para reproducirlo

hasta el último rincón de la tierra.

En el corazón de la guerra solo hay odio.

En el corazón de la vida solo debe haber amor,

entonces, enséñanos con tu sabiduría

el verdadero camino de la vida que es el amor.

Ángel del Señor abre nuestros ojos

Ángel del Señor abre nuestros corazones

Ángel del Señor danos humildad y gratitud.

Enséñanos a buscar la grandeza y la perfección.

Enséñanos a ser benevolentes y compresivos.

Guíanos por el sendero del amor,

que es la luz, que es la compresión, tolerancia, perdón,
 
porque de todas estas cosas esta hecha la Paz.

Y la Paz engendra vida.

Guíanos amorosamente hacia la paz,

por el poder del amor es capaz de resolver

y disipar todo aparente problema...

La paz es vida y amor por siempre señor....

¡AMEN!
 
 
 

jueves, 30 de agosto de 2012

REFLEXIÓN Y ORACIÓN PARA EL 31 DE AGOSTO


Dice tu Ángel hoy:
 
Como el humo del incienso sube hacia la bóveda de la catedral, la oración sube hasta el cielo.
 
Cuanto más ardiente de fe y de amor sea el incienso de la oración, mas altas se elevaran sus volutas perfumadas, ya que están impregnadas de la alegría del alma.
 
El Señor pondera la oración: rechaza la oración mecánica hecha con los labios; está encantado cuando brota una alabanza o un grito del corazón. Pon todo tu amor en la oración del corazón:
 
Si vieras a Dios en un solo instante, tu oración seria siempre la del corazón.
 
Cuando rezas así, rezamos los dos según nuestros corazones y según el de Dios.
 
 
 
 
 

HIMNO DE LAUDES
AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA

 
 
Ángel santo de la guarda, compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas, ni de noche ni de día.
Aunque espíritu invisible, se que te hallas a mi lado, escuchas mis oraciones y cuenta todos mis pasos.
En las sombras de la noche, me defiendes del demonio, tendiendo sobre mi pecho tus alas de nácar y oro.
Ángel de Dios, que yo escuche tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo hacia Dios, que me lo envía.
Testigo de lo invisible, presencia del cielo amiga,
gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía.
En presencia de los Ángeles, suba al cielo nuestro canto: gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo.
 
Amén.
 
 
 

LETANÍA A LOS SANTOS ÁNGELES

 
 
 
 
Dios Padre, Creador de los ángeles.
Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Señor de los ángeles.
Ten piedad de nosotros
Dios Espíritu Santo, vida de los ángeles.
Ten piedad de nosotros
Santísima Trinidad, delicia de los ángeles.
Ten piedad de nosotros
Santa María, Reina de los ángeles.
Ruega por nosotros
Todos los coros angélicos.
Rogad por nosotros
Santos querubines y serafines.
Rogad por nosotros
Santos tronos y dominaciones.
Rogad por nosotros
Santos principados y potestades.
Rogad por nosotros
Santas virtudes de amor.
Rogad por nosotros
Santos ángeles y arcángeles.
Rogad por nosotros
Ángeles de la Santa Iglesia.
Rogad por nosotros
Ángeles de las diócesis.
Rogad por nosotros
Ángeles de las parroquias.
Rogad por nosotros
Ángeles de nuestros sacerdotes.
Rogad por nosotros
Ángeles de nuestros niños.
Rogad por nosotros
Ángeles de nuestras familias.
Rogad por nosotros
Ángeles adoradores de Jesús sacramentado.
Rogad por nosotros
Ángeles adoradores ante el trono de Dios.
Rogad por nosotros
Ángeles custodios.
Rogad por nosotros
San Miguel
Ruega por nosotros
San Gabriel
Ruega por nosotros
San Rafael
Ruega por nosotros
Ángel de mi guarda
Guíame
Ángel de mi familia
Protégeme
Ángel de mi ciudad
Cuídame
Ángel de mi patria
Defiéndeme
Ángel de mi diócesis
Ayúdame
Ángel de mi parroquia
Santifícame
Todos los ángeles de Dios
Venid en mi ayuda
 
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
Perdónanos, Señor
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
Escúchanos
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
Ten misericordia de nosotros


Rogad por nosotros, santos ángeles de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de N. S. Jesucristo.
 
Oremos

Omnipotente y sempiterno Dios,
que creaste a los angeles para tu servicio,
te pedimos que seamos preservados de todo peligro
y de todo poder del maligno para que,
en virtud de la sangre de Jesús
y por intercesión de María,
podamos servirte con amor
y cumplir siempre tu santa voluntad.
 
Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo, que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios por los siglos de los siglos.
Amén.
 
 
 

AL ÁNGEL DE MI GUARDA

 
 
 
 
Cuando perdido en la vida
y alejado de mi casa,
andaba por los caminos
sin saber por dónde andaba,
tú caminabas conmigo
al ritmo de mi sandalia.
 
Cuando perdido en la noche,
tenía frío en el alma,
tú caminabas conmigo
hasta el despertar del alba.
 
 
Cuando estrellado en el muro
y cercado por la valla,
me sentía prisionero
sin la libertad soñada,
tú caminabas conmigo,
deshaciendo la alambrada.
 
 
Siempre estuviste en mi vida
como el sol de la mañana,
como la luna en la noche,
como el mar sobre la playa,
siempre estuviste a mi lado,
animando mi esperanza.
 
 
Por ti volvió mi Jesús
a ser el centro de mi alma.
Y, por eso, te doy gracias
angelito de mi guarda.
 
 
 

ORACIÓN ANGEL DE MI GUARDA

 
 
 
 
Ángel santo de la guarda,
compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas,
ni de noche ni de día.
Aunque espíritu invisible,
sé que te hallas a mi lado,
escuchas mis oraciones
y cuentas todos mis pasos.
En las sombras de la noche,
me defiendes del demonio,
tendiendo sobre mi pecho
tus alas de nácar y oro.
Ángel de Dios, que yo escuche
tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo
hacia Dios, que me lo envía.
Testigo de lo invisible,
presencia del cielo amiga,
gracias por tu fiel custodia,
gracias por tu compañía.
En presencia de los ángeles,
suba al cielo nuestro canto:
gloria al Padre, gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo. Amén.

(Himno de la Liturgia de las Horas)
 
 
 
 

CONSAGRACIÓN A TODOS LOS ANGELES

 
 
 
 
Señor Jesús,
por intercesión de María y de san José,
con el poder y la gracia del Espíritu Santo
y para gloria de mi Padre celestial,
quiero en este momento consagrarme
con todos mis seres queridos a mi ángel custodio
y a todos los ángeles del universo.
 
Mi más sincero deseo  es que
todos los ángeles sean mis hermanos y amigos,
en especial, mi ángel custodio.
 
Y, por eso, en este momento
me pongo con toda mi familia en sus manos poderosas, confiando en ellos para que nos guíen
y protejan de todo mal.
Que nuestra unión de amor y amistad
sea para la eternidad y que este pacto de amor
con todos los ángeles sea para mí y mis familiares
un compromiso de obediencia a ellos
y una aspiración constante a la santidad,
cumpliendo siempre la voluntad de Dios.
Que Jesús, nuestro Dios y Señor,
nos cubra con su sangre
y supla todas nuestras faltas y desobediencias
siendo el garante del cumplimiento
de este compromiso y pacto de amor
ahora y para la eternidad.
 
Amén
 
 

 

ORACIÓN A LOS SANTOS ANGELES


 
 
 
 
Santos ángeles, nuestros protectores,
oren por nosotros.
Santos ángeles, nuestros hermanos,
oren por nosotros.
Santos ángeles, nuestros consejeros,
oren por nosotros.
Santos ángeles, nuestros defensores,
oren por nosotros.
Santos ángeles, nuestros amigos,
oren por nosotros.
Santos ángeles, nuestros guías,
oren por nosotros.
Santos ángeles, nuestros intercesores,
oren por nosotros.
Santos ángeles de los nueve coros angélicos,
oren por nosotros.




 

ORACIÓN AL ANGEL GUARDIAN

 
 
 
¿Quién eres tú, ángel puro?
Eres estrella brillante,
un amigo inseparable,
con un corazón de fuego
y un alma de amor vibrante.
Eres centella celeste,
destello del Dios viviente,
lucero de amor divino,
de una belleza esplendente.
Eres pureza y amor,
paz y alegría del alma,
con la sonrisa en los labios
y ternura en tu mirada.
Eres guardián y custodio,
guía de Dios, mensajero,
compañero de camino,
mi defensor permanente.
A ti, ángel de mi guarda,
quiero cantar con mi vida
una canción de alegría
y decirte: Muchas gracias.
 
 

 

ORACIÓN ANGEL FIEL COMPAÑERO

 
   
Ángel, lucero del alba,
compañero de mi vida,
fuerte, hermoso, transparente.
Compañero de mis días y mis noches,
compañero.
En lo bueno y en lo malo,
en lo grato y en lo adverso,
siento siempre la firmeza de tu mano,
sujetando, dirigiendo.
¿Por qué digo que estoy solo?
¿Por qué gimo y me lamento,
si cuento con tu presencia?
Hasta acá llegamos juntos,
y tu mano tierna y firme,
en el preciso momento,
será como leve barca
que me subirá al Eterno.
Compañero de mi vida,
lucero de mi existencia,
angelito de mi guarda,
compañero.
 
 
 

ORACIÓN AL ANGEL DE LA GUARDA (4)

 
 
 
 
Ángel de mi guarda, dulce compañía,
no me desampares ni de noche ni de día.
Si me desamparas,
 
¿qué será de mí?
Ángel de mi guarda,
 
ruega a Dios por mí.
Ángel de Dios,
lucero de amor,
ilumina mi vida
y guíame a Dios.
 
 
 
 

ORACIÓN AL ANGEL DE LA GUARDA (3)

 
 
 
 
 
Ángel de mi guarda, dulce compañía,
no me desampares ni de noche ni de día.
No me dejes solo que me perdería.
Asistidme en mi última agonía.
Hasta que descanse en los brazos
de Jesús, José y María.
 
 
 
 

ORACIÓN AL ANGEL DE LA GUARDA (2)

 
 
 
 
 
Cúbreme con tus alas, ángel mío.
Cuídame en esta vida que es muy corta,
aunque muy trabajosa su carrera.
Y en ella necesito de tu ayuda para salir airoso en la tarea.
Y, cuando Dios venga a juzgarme,
en la última tarde de mi historia,
recíbeme entre tus brazos muy alegre,
porque quiero vivir contigo eternamente.
 
 
 

miércoles, 29 de agosto de 2012

REFLEXIÓN Y ORACIÓN PARA EL 30 DE AGOSTO


Dice tu Ángel hoy:
 
 
 
Camina hacia adelante y con paso sereno por la vida, con el corazón lleno de una certeza maravillosa, la de la victoria final del Hijo de Dios. “Confiad: yo he vencido al mundo” (Jn 16,33), dice él a sus discípulos.
 
Sí, él vencerá al mundo sumergido en las tinieblas del pecado y la corrupción. Un mundo que sin embargo ha heredado, por tanto, los valores cristianos sin ver su fuente y su destino. Estas huellas del mensaje evangélico crecerán en la medida en que los discípulos cumplan su función de “levadura” en la masa de la humanidad, de luz reflejando la “Luz del mundo”.
 
Aporta tu parte de levadura esperando la victoria final. ¡Que vocación mas prodigiosa la del cristiano!
 
 
 
 
ORACIÓN AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA
 
(Autor: San Juan Berchmans)

 

Ángel Santo, amado de Dios,
que después de haberme tomado,
por disposición divina,
bajo tu bienaventurada guarda,
jamás cesas de defenderme,
de iluminarme y de dirigirme:
 
yo te venero como a protector,
te amo como a custodio;
me someto a tu dirección y me entrego todo a ti,
para ser gobernado por ti.
 
Te ruego, por lo tanto,
y por amor a Jesucristo te suplico,
que cuando sea ingrato para ti
y obstinadamente sordo a tus inspiraciones,
no quieras, a pesar de esto, abandonarme;
antes al contrario,
ponme pronto en el recto camino,
si me he desviado de él;
enséñame, si soy ignorante;
levántame, si he caído;
sosténme, si estoy en peligro
y condúceme al cielo
para poseer en él una felicidad eterna.
 
 
Amén.
 
 

EL ÁNGEL DE LA GUARDA


 
 
 
Tu ángel custodio, o de la guarda, te asiste en todo momento, día y noche, desde que llegaste al mundo hasta  tu paso al mas allá y estará a tu lado en el Juicio Final.
Tu ángel te quiere, camina contigo, se alegra contigo, se entristece cuando tú estas triste, llora cuando tú lloras.
 
Recuerda las palabras de Jesús acerca de los ángeles custodios de los niños:
"Sus ángeles en los cielos están viendo siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mt. 18, 10).
 
Piensa que estando cerca de tí en todo momento, contemplo la faz resplandeciente de belleza y serenidad de nuestro Padre Celestial. Algún día la contemplaremos juntos, llenos de felicidad  ante esta visión bienaventurada. No puedes imaginar, ni remotamente, esta felicidad que sobrepasa el entendimiento humano.
 
Me alegro ya pensando en el día que tú la descubras a mi lado.
 
 
Estos mensajes deben ser leídos y meditados de uno en uno, día a día. Son el eco del Evangelio, la Buena Nueva que Jesucristo anuncio a los hombres, son el reflejo de la vida del Hijo de Dios en la tierra.
Estos mensajes te los dice tu ángel de la guarda para que tomes conciencia de su presencia continua a tu lado. Si los lees por la mañana, lo meditas y lo vuelves a leer por la noche, serás mucho más feliz pues habrás avanzado en tu camino hacia la santidad.
Hazlos durante los 365 días y repítelo al año siguiente y al otro… cuanto más los hagas más progresaras en tu vida cotidiana, más te ayudaran a oír la voz de tu ángel custodio.
 
 

SÍGUEME EN FACEBOOK

Mi lista de blogs