.

sábado, 29 de septiembre de 2012

ORACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

 
 
 
Tu que me fuiste dado por Dios
 como compañero para toda la vida,
sálvame para la eternidad
y cumple con tu deber para conmigo,
que te fui entregado
por el Dios de Amor.
 
!Sacúdeme en la tibieza
y líbrame de mi debilidad!.
 
Presérvame de todo camino y pensamiento errado.
 
 Abre mis ojos para Dios y para la cruz.
 
Cierra, ahora mis oídos a las inspiraciones
del enemigo maligno.
 
Vela sobre mi cuando duerno
y fortaléceme durante el día
para el cumplimiento del deber
y para todo sacrificio.
 
Permíteme ser un día
tu alegría y tu recompensa en el cielo.
 
Amen
 
 

viernes, 28 de septiembre de 2012

EL LAMENTO DEL ANGEL GUARDIAN





Tú tenías, lamentó el Angel,
 un espíritu que te amaba,
que observó tus pisadas durante años:

He seguido hasta el último suspiro tuyo,
en secreto, en silencio, y con lágrimas.

Por mi Padre que está en en el cielo,
yo te amaba,
por Su causa he guardado tus caminos.

Tú te has alejado de Dios.

Vuelve, yo te imploro,
a amar, a servir y alabar.

A cambio, yo volveré a seguir tu camino
a través de la vida,
todavía me es posible.

Para ayudarte, para consolarte,
para animarte,
con el amor de un hermano cariñoso,
tu guardián,
a través de este desierto de juicios y de miedo.

Oh! ¿Cuando podré abrazarte,
como cariñosamente hacía,
en todos los peligros pasados,
y pueda de nuevo ponerte en lo brazos de Dios
que sufre por ti en nuestro hogar en el cielo,
por fin?


 

SÚPLICA ARDIENTE A LOS SANTOS ÁNGELES



Dios Uno y Trino, Omnipotente y Eterno!
¡Antes de acudir a Tus siervos,
los Santos Ángeles, para implorar su auxilio,
nos postramos ante Tu presencia y te adoramos,
Padre,  Hijo y Espíritu Santo!
¡Alabado seas y glorificado por toda la eternidad!
Todos los Ángeles y los hombres que creaste
Te adoren, Te amen y Te sirvan,
Dios Santo, Fuerte e Inmortal
Y Tú, oh María, Reina de todos los Ángeles,
acepta benigna, los ruegos que les dirigimos a tus siervos
y preséntalos al Altísimo,
tú que eres la omnipotencia suplicante,
la  medianera de las gracias,
a fin de que obtengamos gracia, salvación y auxilio!
Amén.

 
A ustedes, grandes y Santos Ángeles
que Dios nos dio para nuestra protección y auxilio:
En nombre de Dios Uno y Trino,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
En nombre de la preciosa Sangre
de Nuestro Señor Jesucristo,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por el Santo Nombre de Jesús que todo lo puede,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por las llagas de Nuestros Señor Jesucristo,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por los  martirios de nuestro Señor Jesucristo,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por la Santa Palabra de Dios,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por el Corazón de Nuestro Señor Jesucristo,
 les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
En nombre del amor que Dios tiene por nosotros,
 les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
En nombre de la fidelidad que Dios tiene con nosotros,
 les suplicamos
-¡Dense prisa en socorrernos!
En nombre de la  misericordia que Dios tiene con nosotros,
les suplicamos
-¡Dense prisa en socorrernos!
En nombre de María, la Reina de cielos y tierra,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
En nombre de María, su Reina y Señora,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
En nombre de María Santísima,
Madre de Dios y Madre nuestra,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por su propia bienaventuranza,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por su propia fidelidad, les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Por su lucha en favor del Reino de Dios,
les suplicamos,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Se lo suplicamos:
-¡Protéjanos con su escudo!
Se lo suplicamos:
-¡Defiéndanos con su espada!
Se lo suplicamos:
-¡Ilumínenos con su luz!
Se lo suplicamos:
-¡Sálvenos bajo el  manto protector
de María Santísima!
Se lo suplicamos:
-¡Guárdenos en el Corazón de María Santísima!
Se lo suplicamos:
-¡Confíenos a las  manos de María Santísima!
Se lo suplicamos:
-¡Muéstrenos el camino que nos lleva a la puerta de la vida:
el Corazón abierto de Nuestro Señor!
Se lo suplicamos
-¡Conducidnos con seguridad a la Casa del Padre Celestial!

Ustedes, Nueve Coros de los Espíritus Bienaventurados,
-¡Dense prisa en socorrernos!
Ustedes, compañeros especiales que Dios nos dió,
-¡Dense prisa en socorrernos!

Les suplicamos: -¡Dense prisa en socorrernos!
La Sangre Preciosísima de Nuestro Señor y Rey,
se ha derramado por nosotros.
Les suplicamos: -¡Dense prisa en socorrernos!
El Corazón de Nuestro Señor y Rey
late amorosa ente por nosotros.
Les suplicamos: -¡Dense prisa en socorrernos!
El Corazón Inmaculado de María, la Virgen Purísima,
su Reina, palpita amorosamente por nosotros.
Les suplicamos: -¡Dense prisa en socorrernos!


 
San Miguel Arcángel
Príncipe de los Ejércitos Celestiales,
vencedor del dragón infernal;
recibiste de Dios la fuerza y el poder de aniquilar,
por la humildad,
la soberbia del príncipe de las tinieblas.
Te suplicamos insistentemente
nos alcances la verdadera humildad de corazón,
la fidelidad inquebrantable,
para cumplir siempre la voluntad de Dios,
la fortaleza en el sufrimiento y la necesidad.
Socórrenos para que no desfallezcamos
ante el trono de la justicia de Dios.


 
San Gabriel Arcángel
Ángel de la Encarnación,
 fiel  mensajero de Dios,
abre nuestros oídos para que estén atentos
a las  más leves advertencias
 o toques del Corazón amoroso de nuestro Señor.
Permanece siempre junto a nosotros,
 te lo suplicamos, para que comprendamos
debidamente la Palabra de Dios,
la sigamos y obedezcamos
y cumplamos dócilmente
aquello que Dios quiere de nosotros. 
Haz que estemos siempre disponibles y vigilantes
para que el Señor, cuando llegue,
no nos encuentre dormidos.
 



 
San Rafael Arcángel
¡Tú que eres lanza y bálsamo del amor de Dios,
hiere, te lo suplicamos,
nuestro corazón con el Amor ardiente de Dios.
Deja que nunca sane esta herida,
para que perseveremos cada día
en el camino de la caridad
y que todo lo venzamos por el amor.
 
Amén.


 
 
¡Ayúdenos, santos y poderosos hermanos,
 siervos ante  Dios!
-Defiéndanos de nosotros mismos,
de nuestra cobardía y tibieza,
de nuestro egoísmo y ambición,
de nuestra envidia y desconfianza,
de nuestras ansias de riqueza, bienestar y fama.
-Desátennos de las cadenas del pecado
y del apego a las cosas temporales.
-Quítennos las vendas de los ojos,
que nosotros mismos nos pusimos,
para no tener que ver
las necesidades de nuestro alrededor
y poder así tranquilamente,
ocuparnos de nosotros  mismos.
- Traspasen nuestro corazón
con la Santa Ansiedad de Dios,
para que no dejemos de buscarlo con ardor,
contrición y amor.
-Contemplen la Sangre del Señor
derramada por nuestra causa.
- Contemplen las lágrimas de su Reina
 derramadas por nuestra causa.
- Contemplen en nosotros la imagen de Dios,
desfigurada por nuestros pecados y que
Él por amor imprimió en nuestras almas
 
- Ayúdenos a conocer, adorar, amar y servir a Dios.
- Ayúdenos en el combate contra el poder de las tinieblas
que sutilmente nos rodea y acecha.
- Ayúdenos para que ninguno de nosotros se pierda
y un día estemos reunidos en la eterna bienaventuranza!
 
Amén


 
 
San Miguel, asístenos con tus Santos Ángeles,
-¡Ayúdanos y ruega por nosotros!
San Gabriel, asístenos con tus Santos Ángeles,
-¡Ayúdanos y ruega por nosotros!
San Rafael, asístenos con tus Santos Ángeles,
-¡Ayúdanos y ruega por nosotros!
Amén.


 

jueves, 27 de septiembre de 2012

CONSAGRACIÓN A TODOS LOS ÁNGELES




Señor Jesús,
por intercesión de María y de san José,
con el poder y la gracia del Espíritu Santo
y para gloria de mi Padre celestial,
quiero en este momento consagrarme
con todos mis seres queridos a mi ángel custodio
y a todos los ángeles del universo.
 
Mi más sincero deseo
es que todos los ángeles
sean mis hermanos y amigos, en especial,
mi ángel custodio.

Y, por eso, en este momento
me pongo con toda mi familia
en sus manos poderosas,
confiando en ellos
para que nos guíen y protejan de todo mal.
 
Que nuestra unión de amor y amistad
sea para la eternidad
y que este pacto de amor con todos los ángeles
sea para mí y mis familiares
un compromiso de obediencia a ellos
y una aspiración constante a la santidad,
cumpliendo siempre la voluntad de Dios.
 
Que Jesús, nuestro Dios y Señor,
nos cubra con su sangre
y supla todas nuestras faltas y desobediencias
siendo el garante del cumplimiento
de este compromiso y pacto de amor
ahora y para la eternidad.

Amén


 

INVOCACIÓN A LOS 9 COROS CELESTIALES



 


 
En nombre del Creador del Universo
Y el Coro Angelical, de Espíritus Excelsos:

Brillantes SERAFINES, de fuego y rubí
Rodead mi persona, traed amor a mí.

Poderosos QUERUBINES, que brillan como el sol,
Alejad de mi el odio, la pena y el dolor.

TRONOS, sed firmes, sed estables
con alas de cristal,
Y estable mantenedme, en tierra o en el mar.

Yo invoco a los DOMINIOS,
en justa invocación
Que sea yo siempre justa en toda decisión.

Y pido a los PODERES su luz y protección
Salvadme del peligro, del mal y la traición.

VIRTUDES milagrosas, flotad cerca de mi
Que la virtud me guíe, venid, venid aquí.

Las PRINCIPALIDADES,
traed la paz al mundo
Que sea bendecido, en éxtasis profundo.

ARCÁNGELES gloriosos,
guiadme en el camino,
Que hacer la caridad, sea siempre mi destino.

Oh ÁNGELES divinos, que servís al Creador
Que así también yo sirva,
en luz, en paz y amor.
 
 
Amén.
 
 
 

ORACIÓN A MI ÁNGEL PURO

 
 
 
¿Quién eres tú, ángel puro?
 
Eres estrella brillante,
un amigo inseparable,
con un corazón de fuego
y un alma de amor vibrante.
 
Eres centella celeste,
destello del Dios viviente,
lucero de amor divino,
de una belleza esplendente.
 
Eres pureza y amor,
paz y alegría del alma,
con la sonrisa en los labios
y ternura en tu mirada.
 
Eres guardián y custodio,
guía de Dios, mensajero,
compañero de camino,
mi defensor permanente.
 
A ti, ángel de mi guarda,
quiero cantar con mi vida
una canción de alegría
y decirte:
 
Muchas gracias.
 
 
 

miércoles, 26 de septiembre de 2012

ORACIÓN ÁNGEL COMPAÑERO DE MI VIDA

 
 
 
Ángel, lucero del alba,
compañero de mi vida,
fuerte, hermoso, transparente.

Compañero de mis días y mis noches,
compañero.

En lo bueno y en lo malo,
en lo grato y en lo adverso,
siento siempre la firmeza de tu mano,
sujetando, dirigiendo.
¿Por qué digo que estoy solo?
¿Por qué gimo y me lamento,
si cuento con tu presencia?

Hasta acá llegamos juntos,
y tu mano tierna y firme,
en el preciso momento,
será como leve barca
que me subirá al Eterno.
Compañero de mi vida,
lucero de mi existencia,
angelito de mi guarda,
compañero.

 
 
 

ORACIÓN CUATRO ESQUINITAS

 
 
 
 
Cuatro esquinitas
tiene mi cama,
cuatro angelitos
que la acompañan.

Dos a los pies
Dos a la cabecera
Y la Virgen María
por Compañera,
que me dice:

Duerme y Reposa,
que yo te cuidare
de las malas cosas.
 
 

 

ORACIÓN CÚBREME CON TUS ALAS ANGEL MIO

 
 
 
 
Cúbreme con tus alas,
ángel mío.
 
Cuídame en esta vida que es muy corta,
aunque muy trabajosa su carrera.
 
Y en ella necesito de tu ayuda
para salir airoso en la tarea.
 
Y, cuando Dios venga a juzgarme,
en la última tarde de mi historia,
recíbeme entre tus brazos muy alegre,
porque quiero vivir contigo eternamente.

 
Amén

 
 
 

martes, 18 de septiembre de 2012

ORACIÓN A SAN RAFAEL ARCÁNGEL PATRONO DE VICTIMAS, MÉDICOS Y PEREGRINOS

 
 
 
San Rafael Arcángel,
acompañante de la Madre peregrina,
saeta amorosa de Dios,
Ángel del amor y del dolor,
tu llevas el cuerno de la Salvación
en la lucha de los espíritus contra la prepotencia Satánica;
 
Patrono de las almas víctimas,
de los médicos y peregrinos, ayúdanos y asístenos.

Dios Santo, Inmortal y Todopoderoso,
tuya es la creación y nuestra vida
¡despiértanos por los Santos Ángeles!,
y danos la fuerza de seguir tu llamada
a donde tu nos llames y cuando tu quieras.
 
Amén.
 
 
 
 

SÍGUEME EN FACEBOOK

Mi lista de blogs